domingo, 26 de octubre de 2014

Y el tiempo pasa


Me recuerda a aquellas asambleas de instituto.
Todos hablando a la vez, todos queriendo opinar.
Los unos, por interés de ignorancia en el asunto tratado; los otros, por simple ansia de cachondeo.
Votaciones a mano alzada, un recuento, otro... 
Alguien que planteaba unas normas... otro que grita, "prohibido, prohibir".
El tiempo pasa.


Vamos a crear un sistema de votaciones de los documentos.
Vamos a contestar preguntas que alguien nos mande por las redes sociales.
Vamos a poner a 8.000 personas a discutir durante día y medio sobre los principios políticos, éticos y organizativos.
Y el tiempo, pasa.
Vamos a elegir a nuestros líderes por votación.
Vamos a decidir si votaremos por categorías o por bloques.
Vamos a tener discusiones de ideas, pero los puestos no son intercambiables.
Y el tiempo, pasa. 


Vamos a construir una mayoría política para ganar las elecciones y conquistar las instituciones, y construir un pueblo. 
Vamos a construir un pueblo, donde antes había un conjunto de personas asustadas, disociadas, cínicas. Así podremos ejercer la soberanía.
Vamos a construir una máquina de guerra electoral.



Y el tiempo, pasa.
Seguramente, ningún partido de los denominados "del 78", aguantaría este griterío, este nivel de discusión.


Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo. Benedetti.
Construir una sociedad nueva, lleva tiempo.
Hoy, nos han regalado una hora.
¿Podemos?
Animo y suerte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario