domingo, 30 de noviembre de 2014

El giro de mi madre


Pues no, lamentablemente mi madre no me envía dinero.
Bueno, si.
Para los cumpleaños de las niñas o incluso para el mío, hasta hace poco, seguía metiendo en un sobre un billete dobladito.
Y mira que se lo dije veces.
- Mamá, no mandes nada, ya me lo darás lo que sea cuando vayamos.
Hasta el día en que ese sobre, se perdió.
Ahora utiliza un sistema más adecuado. El giro postal.



Pienso, que la madre de Mercè, es como la mía, pero sin evolucionar.
Espera a que sus hijas vayan a verla a Andorra, para darles su regalo de cumpleaños,  o ese detallito para que compren algo a los niños, o el dinero para los preparativos Navideños.



Por lo que parece, la farra, se preparaba tremenda.
Pero no, no. No es ilegal.

Cruzar la frontera de Andorra con menos de 10.000 eurakos, es legal. Fiscalmente hablando.

Y si, Mercè, tu lo hiciste bien; solo llevabas 9.500. Lo malo fue tu hermana, que no contó con el suelto del bolso y pasó con 10.360 (o 10.500, o 10.600, que aquí cada uno dice una cosa). 

Mama, siempre ha sido muy esplendida. ¿Os dio 10.000 a cada una? o ¿le dio más a tu hermana?.
Y mira que se lo dijiste, ainssss.



Es decir, si tu decidiste al obtener tu primer empleo, cada mes darte un paseo hasta Andorra e ingresar en una cuenta tus ahorros (digamos, ¿100 euros?) y así durante toda tu vida... a parte de disponer de un capital, nadie se habrá enterado.
Ya, ya, si.. Cuando llega la época de la Declaración de Renta, se nos olvida esa nimiedad. Total, solo son 100 euros. ¿No?.



El ser humano, al envejecer, me da a mi, que deja de evolucionar o mejor, de confiar. 
No confía en los bancos, no confía en las instituciones, no confía en nadie.
Por eso, los ancianos, sacan el dinero de debajo de un colchón y se lo dan a sus hijos para que lo disfruten.

No saben de transferencias bancarias, ni de giros postales, ni de medios de pago electrónicos. Esas cosas, las carga Montoro y luego la liamos.
Deja, deja.

Que sí, Mercè, que la gente es muy mala. Y los medios, más.
Que si has dimitido, es por el bien de la nación.



Que a mi, mi madre, también me manda dinero por giro.

Aunque si en vez de un billetito, fueran 9.500 eurakos; igual le fijaba la residencia habitual en Andorra y pasaba yo a buscarlo.
Señor, señor, que país.
Animo y suerte.




sábado, 15 de noviembre de 2014

La terrible cordura del idiota

No os preocupeís por nosotros, solo somos locos (3)
122×169, óleo sobre tabla entelada, 2010
Victor Solana
Un loco

      Es una tarde mustia y desabrida 
de un otoño sin frutos, en la tierra 
estéril y raída 
donde la sombra de un centauro yerra. 
      Por un camino en la árida llanura, 
entre álamos marchitos, 
a solas con su sombra y su locura 
va el loco, hablando a gritos. 
      Lejos se ven sombríos estepares, 
colinas con malezas y cambrones, 
y ruinas de viejos encinares, 
coronando los agrios serrijones. 
      El loco vocifera 
a solas con su sombra y su quimera. 
Es horrible y grotesca su figura; 
flaco, sucio, maltrecho y mal rapado, 
ojos de calentura 
iluminan su rostro demacrado. 
      Huye de la ciudad... Pobres maldades, 
misérrimas virtudes y quehaceres 
de chulos aburridos, y ruindades 
de ociosos mercaderes. 
      Por los campos de Dios el loco avanza. 
Tras la tierra esquelética y sequiza 
—rojo de herrumbre y pardo de ceniza— 
hay un sueño de lirio en lontananza. 
      Huye de la ciudad. ¡El tedio urbano! 
—¡carne triste y espíritu villano!—. 
 No fue por una trágica amargura 
esta alma errante desgajada y rota; 
purga un pecado ajeno: la cordura, 
la terrible cordura del idiota.
Antonio Machado

Animo y suerte.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Imagina un día


Imagina que un día....
.... tu casa te envuelve
como un nido
Y te mece suavemente
en el viento otoñal.

Imagina que un día....
.... te olvidas 
de lo que es caer.

(Sarah L. Thomson. Imagina un día)
Animo y suerte


martes, 4 de noviembre de 2014

Esperanzas, utopías y casas de papel

Esta claro. Hay que acabar con todo.  Volver al principio, al origen.

Construir una nueva sociedad entre mensajes populistas, desesperanza y corrupción; no es fácil.

¿Como diferenciar el quiero, del puedo?
¿Vivir de la utopía?


Podemos subir al Everest, a la pata coja
Podemos tener una renta básica Universal
Podemos acabar con el hambre
Podemos nacionalizar las empresas estratégicas
Podemos tocar el cielo
Podemos auditar la deuda pública
Podemos oler las nubes
Podemos crear presupuestos municipales colaborativos
Podemos volar


Podemos parar las privatizaciones en la Sanidad y hacer retornar a la sanidad pública los centros privatizados
Podemos vivir bajo el mar
Podemos despenalizar la ocupación de viviendas vacías
Podemos viajar en el tiempo
Podemos tener una reforma educativa de carácter asambleario
Podemos encontrar a Wally

Podemos jubilarnos a los 60
Podemos galopar y galopar, hasta enterrarlos en el mar
Podemos poner impuestos a las grandes fortunas
Podemos tomar café en Narnia
Podemos aumentar el salario mínimo y fijar un salario máximo


Creo que las cosas imposibles se pueden conseguir, que los besos con los ojos cerrados son los únicos que cuentan, que las heridas no siempre cierran, y que todo el mundo se enamora alguna vez. Creo que quien te quiere se queda, que tiene más cuenta buscar a alguien que limitarse a esperarle, y que si no luchas por esa persona luego no puedes ir llorando por los rincones. Creo que nos empeñamos en hacer las cosas más difíciles de lo que son. Creo que un mundo mejor es posible, y sobre todo creo en las personas que luchan para conseguirlo. Creo que después de llorar siempre hay quién te saca una sonrisa. Creo que hay que disfrutar del ahora. Creo en el destino, y creo que nosotros mismos lo elegimos. (J. Cortázar)
¿Y si después resulta que no podemos?
¿Y si no hay nadie más?
¿Que nos quedará? ¿Nuestra casita de papel?
Animo y suerte


Encima las montañas tengo un nido
que nunca ha visto nadie como es,
está tan cerca el cielo que parece
que ha sido construida dentro de él.

Encima las montañas viviremos
el día que tú aprendas a querer,
y así podrás saber como es el cielo,
viviendo en mi casita de papel.

Que felices seremos los dos
y que dulces los besos serán.

Pasaremos la noche en la luna,
viviendo en mi casita de papel.


De papel, de papel,

domingo, 2 de noviembre de 2014

Tiniebla

Esteban Martinena

Días oscuros, días aciagos.
Solo la luz del amanecer en el insomnio.
Parece que la vida, se nos va cayendo.

Y leo a Benedetti:
quiero vivir
hasta el último instante
de la tiniebla
Animo y suerte