domingo, 30 de noviembre de 2014

El giro de mi madre


Pues no, lamentablemente mi madre no me envía dinero.
Bueno, si.
Para los cumpleaños de las niñas o incluso para el mío, hasta hace poco, seguía metiendo en un sobre un billete dobladito.
Y mira que se lo dije veces.
- Mamá, no mandes nada, ya me lo darás lo que sea cuando vayamos.
Hasta el día en que ese sobre, se perdió.
Ahora utiliza un sistema más adecuado. El giro postal.



Pienso, que la madre de Mercè, es como la mía, pero sin evolucionar.
Espera a que sus hijas vayan a verla a Andorra, para darles su regalo de cumpleaños,  o ese detallito para que compren algo a los niños, o el dinero para los preparativos Navideños.



Por lo que parece, la farra, se preparaba tremenda.
Pero no, no. No es ilegal.

Cruzar la frontera de Andorra con menos de 10.000 eurakos, es legal. Fiscalmente hablando.

Y si, Mercè, tu lo hiciste bien; solo llevabas 9.500. Lo malo fue tu hermana, que no contó con el suelto del bolso y pasó con 10.360 (o 10.500, o 10.600, que aquí cada uno dice una cosa). 

Mama, siempre ha sido muy esplendida. ¿Os dio 10.000 a cada una? o ¿le dio más a tu hermana?.
Y mira que se lo dijiste, ainssss.



Es decir, si tu decidiste al obtener tu primer empleo, cada mes darte un paseo hasta Andorra e ingresar en una cuenta tus ahorros (digamos, ¿100 euros?) y así durante toda tu vida... a parte de disponer de un capital, nadie se habrá enterado.
Ya, ya, si.. Cuando llega la época de la Declaración de Renta, se nos olvida esa nimiedad. Total, solo son 100 euros. ¿No?.



El ser humano, al envejecer, me da a mi, que deja de evolucionar o mejor, de confiar. 
No confía en los bancos, no confía en las instituciones, no confía en nadie.
Por eso, los ancianos, sacan el dinero de debajo de un colchón y se lo dan a sus hijos para que lo disfruten.

No saben de transferencias bancarias, ni de giros postales, ni de medios de pago electrónicos. Esas cosas, las carga Montoro y luego la liamos.
Deja, deja.

Que sí, Mercè, que la gente es muy mala. Y los medios, más.
Que si has dimitido, es por el bien de la nación.



Que a mi, mi madre, también me manda dinero por giro.

Aunque si en vez de un billetito, fueran 9.500 eurakos; igual le fijaba la residencia habitual en Andorra y pasaba yo a buscarlo.
Señor, señor, que país.
Animo y suerte.




2 comentarios:

  1. ¡Qué país este en el que vivimos! ¡Qué vergüenza! Y qué bueno leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :D
      Migas de locura... una forma de sobrevivir :)

      Eliminar