jueves, 23 de septiembre de 2021

Camino a Itaca (IX)


Al amanecer, la ría está muy concurrida. Cada islote, como si hubiera habido un reparto organizado, tiene aves esperando el desayuno. En una esquina las gaviotas, más allá flamencos. Unos pájaros pequeños forman nubes que sobrevuelan incansables el agua.
Hoy, más kilómetros. Recorrer la costa hacia el sur.
El cielo deja escapar las primeras gotas de lluvia. De vez en cuando, se puede imaginar el océano amurallado por las dunas.
Cielo gris, lluvia. Vuelve a despejarse, pero las nubes van y vienen.
Lástima, la casa esta demasiado cerca de la carretera. El piso superior está reformado, aunque podrían haber hecho lo mínimo para que el nuevo propietario decidiera. La zona inferior, hay que mirarla con cariño.
Hay un anexo, con el techo regular, con una prensa de uva. La bodega.
El terreno de atrás da hacia una vega. Tiene vistas. Podría servir, pero la carretera manda demasiado.
A pocos kilómetros, los precios se multiplican por dos, por tres e incluso por cinco. Imágenes de postal cara.
Famaliçao, São Martinho do Porto.
El señor de la inmobiliaria es brasileño. Se queja del portugués que hablan los portugueses. Yo no le entiendo la mitad de lo que dice. Es simpático y amable. Conoce lugares y se presta a guiarnos para descubrir la zona.
La lluvia aparece de nuevo con intención de quedarse.
Reponemos fuerzas mientras la tormenta nos alcanza.
El Mosteiro de Alcobaça, Patrimonio de la Humanidad y la mayor iglesia gótica de la Orden del Cister. Allí descansan Inés y Pedro. Dos enamorados. Ella, asesinada en la Quinta das Lágrimas (¡que bonito!), victima del conflicto dinástico entre Portugal y la Corona de Castilla.
Dicen que, él, tomo venganza sobre los asesinos de su amada; a uno le sacó el corazón por el pecho y al otro, por la espalda. Se juraron amor eterno.
Cuenta la leyenda que, Pedro, tomó el cadáver de Inés (en estado de descomposición) y la sentó en el trono. Obligo a su corte y a todos los allí presentes a que le rindieran los honores debidos de reina.
Ya ves tú que dramón.
Sigue lloviendo, bastante. Pero claro, no debes perderte la mayor ola del mundo. Impresionantes imágenes, el océano en todo su esplendor. Olas, olas que arrasan en Nazaré.
Lástima, este atardecer será nublado.
Latas de atún, de sardinas, de bacalao, de vivos colores, divertidas. Quesos curados y algo de picar.
La lluvia cesa y puede ser que el sol, hoy de nuevo, nos agradezca el esfuerzo.
Mañana, el camino sigue. El sol, se esconde y no defrauda.
Una copa de vino blanco. Un día agotador.
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.

miércoles, 22 de septiembre de 2021

Camino a Itaca (VIII)


El día amanece oscuro. Es como si el verano se hubiera dado cuenta de que le queda poco tiempo. Ha visto, a lo lejos, el otoño y se apresura a hacer las maletas.
El camino nos aleja del océano. En cada cruce se activa la necesidad de búsqueda, el nombre de un pueblo, el color más verde del paisaje, un lago o simplemente, el nombre de la población, su sonoridad.
Juego con la pronunciación. Esa "ñ" construida con "nh", los acentos agudos, los graves, los bigotitos encima de las vocales y los más bonitos, los circunflejos; mientras, al otro lado del río aparece Águeda. Mantiene sus coloridos murales y las calles cubiertas de paraguas, como si así quisieran cambiar el color del cielo.
La casa esta muy cerca del río Boco. Emigrantes retornados. Hermanos con discrepancias que pretenden resolverlas vendiendo el legado.
No hay cimientos, solo los que la respiración de los adobes de arena y cal obliga. La segunda planta, muy poco cuidada, se escurre hacia la baja por más grietas de las que los propietarios reconocen. El tejado, por muchos lugares, abre su boca a un cielo cada vez más gris.
Un jardín asalvajado obliga a buscar el mejor camino a cada paso.
No, no es esta la casa. Derruir, se respira en el ambiente.
En el restaurante, se ha terminado el lagarto. A los 15 minutos de espera, también se ha acabado el 𝒑𝒆𝒊𝒙𝒆. Hay 𝒍𝒖𝒍𝒂𝒔. Una palabra más para el vocabulario. Calamares.
Me abstengo de una nueva dosis de 𝑵𝒂𝒕𝒂𝒔 𝒅𝒐 𝒄𝒆́𝒖.
Vuelta al camino, uno distinto para el regreso. El ansia de ver más, de conocer más, incluso de perderse más.
La luna espera que, una vez más, la piel se erice, que la mente se vacíe.
Que grande, que bella.
El camino, mañana, te espera.
Animo y suerte.
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.

martes, 21 de septiembre de 2021

Despacio



Si, si... Creo que me faltan unos cuantos capítulos de #caminoaitaca. Pero, se me amontona la vida y la mala baba, también.
La indignación es algo que debería ser una vitamina, algo que al sentirlo, nos hiciera tener más fuerzas, sentirnos mejor. Pero todo lo contrario.
Alguien me dijo hace unos días que había dejado de "comentar" mis reflexiones porque me notaba "enfadado".
Si, llevo tiempo "enfadado", mejor, es indignación.
Cuando algo te afecta de cerca, tu indignación puede ser mayor. Cuando ves peligrar las libertades de personas cercanas o no tan cercanas, debo reconocer que mi indignación, se vuelve cabreo.
Si a ti no te indignan las mismas cosas que a mi, o tus preocupaciones son otras, o simplemente tu carácter es menos "vivo" que el mío, lo acepto; pero no por ello dejaré de manifestarlo.
Las libertades, como las entiende la Megaprincesa Isabel Natividad, o como las entienden las 24.000 personas que dicen haber formado un botellón, o el concepto que manejan los indignados padres de niños y jóvenes que este fin de semana pasearon su "cabreo" al grito de "Fuera sidosos de Madrid", "Fuera maricas de nuestros barrios", porque se sienten asustados por "los diferentes", tienen poco que ver con las que yo defiendo.
Tal vez, la distancia, amortigua la situación. Pero la realidad, es otra.
Están ahí, amenazando. El miedo y la ignorancia son sus armas.
Seguiré "cabreado", seguro. Porque quiero que la indignación me empuje a defender aquello en lo que creo.
Seguro que no gano la batalla, pero estaré en ella, por los míos o por otros.
Ser de corcho, es tan fácil.
Volveremos a vivir bajo el volcán. En los cauces de los ríos. Viviremos sin pensar en la finitud, y volveremos a luchar por libertades que a otros molestarán. Lanzaremos mensajes, ideas, pasos llenos de sangre, de sudor y si, de lágrimas, hasta morir. Hasta que formemos parte de esta tierra, o aquella que nos acoja.
𝖤𝗇𝖼𝗈𝗋𝖾 𝗌’𝗂𝗅 𝗌𝗎𝖿𝖿𝗂𝗌𝖺𝗂𝗍 𝖽𝖾 𝗊𝗎𝖾𝗅𝗊𝗎𝖾𝗌 𝗁𝖾́𝖼𝖺𝗍𝗈𝗆𝖻𝖾𝗌
𝖯𝗈𝗎𝗋 𝗊𝗎’𝖾𝗇𝖿𝗂𝗇 𝗍𝗈𝗎𝗍 𝖼𝗁𝖺𝗇𝗀𝖾𝖺̂𝗍, 𝗊𝗎’𝖾𝗇𝖿𝗂𝗇 𝗍𝗈𝗎𝗍 𝗌’𝖺𝗋𝗋𝖺𝗇𝗀𝖾𝖺̂𝗍!
𝖣𝖾𝗉𝗎𝗂𝗌 𝗍𝖺𝗇𝗍 𝖽𝖾 “𝗀𝗋𝖺𝗇𝖽𝗌 𝗌𝗈𝗂𝗋𝗌” 𝗊𝗎𝖾 𝗍𝖺𝗇𝗍 𝖽𝖾 𝗍𝖾̂𝗍𝖾𝗌 𝗍𝗈𝗆𝖻𝖾𝗇𝗍,
𝖠𝗎 𝗉𝖺𝗋𝖺𝖽𝗂𝗌 𝗌𝗎𝗋 𝗍𝖾𝗋𝗋𝖾 𝗈𝗇 𝗒 𝗌𝖾𝗋𝖺𝗂𝗍 𝖽𝖾́𝗃𝖺̀.
𝖬𝖺𝗂𝗌 𝗅’𝖺̂𝗀𝖾 𝖽’𝗈𝗋 𝗌𝖺𝗇𝗌 𝖼𝖾𝗌𝗌𝖾 𝖾𝗌𝗍 𝗋𝖾𝗆𝗂𝗌 𝖺𝗎𝗑 𝖼𝖺𝗅𝖾𝗇𝖽𝖾𝗌,
𝖫𝖾𝗌 𝖽𝗂𝖾𝗎𝗑 𝗈𝗇𝗍 𝗍𝗈𝗎𝗃𝗈𝗎𝗋𝗌 𝗌𝗈𝗂𝖿, 𝗇’𝖾𝗇 𝗈𝗇𝗍 𝗃𝖺𝗆𝖺𝗂𝗌 𝖺𝗌𝗌𝖾𝗓,
𝖤𝗍 𝖼’𝖾𝗌𝗍 𝗅𝖺 𝗆𝗈𝗋𝗍, 𝗅𝖺 𝗆𝗈𝗋𝗍 𝗍𝗈𝗎𝗃𝗈𝗎𝗋𝗌 𝗋𝖾𝖼𝗈𝗆𝗆𝖾𝗇𝖼𝖾́𝖾…
𝖬𝗈𝗎𝗋𝗋𝗈𝗇𝗌 𝗉𝗈𝗎𝗋 𝖽𝖾𝗌 𝗂𝖽𝖾́𝖾𝗌 𝖽’𝖺𝖼𝖼𝗈𝗋𝖽, 𝗆𝖺𝗂𝗌 𝖽𝖾 𝗆𝗈𝗋𝗍 𝗅𝖾𝗇𝗍𝖾,
𝖣’𝖺𝖼𝖼𝗈𝗋𝖽, 𝗆𝖺𝗂𝗌 𝖽𝖾 𝗆𝗈𝗋𝗍 𝗅𝖾𝗇𝗍𝖾.
𝗦𝗶 𝗮𝗹 𝗺𝗲𝗻𝗼𝘀 𝗻𝗼𝘀 𝗯𝗮𝘀𝘁𝗮𝘀𝗲𝗻 𝗮𝗹𝗴𝘂𝗻𝗮𝘀 𝗵𝗲𝗰𝗮𝘁𝗼𝗺𝗯𝗲𝘀
𝗣𝗮𝗿𝗮 𝗮𝗿𝗿𝗲𝗴𝗹𝗮𝗿 𝗲𝗹 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗼, 𝗽𝗮𝗿𝗮, ¡𝗽𝗼𝗿 𝗳𝗶𝗻!, 𝗰𝗮𝗺𝗯𝗶𝗮𝗿.
𝗧𝗿𝗮𝘀 𝘁𝗮𝗻𝘁𝗮 𝗱𝗲𝗴𝗼𝗹𝗹𝗶𝗻𝗮, 𝘁𝗮𝗻𝘁𝗮𝘀 𝗶𝗻𝗺𝗼𝗹𝗮𝗰𝗶𝗼𝗻𝗲𝘀,
𝗲𝗹 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗶́𝘀𝗼 𝗲𝗻 𝘁𝗶𝗲𝗿𝗿𝗮 𝘁𝗲𝗻𝗱𝗿𝗶́𝗮𝗺𝗼𝘀 𝗾𝘂𝗲 𝗮𝗹𝗰𝗮𝗻𝘇𝗮𝗿.
𝗣𝗲𝗿𝗼 𝗹𝗮 𝗲𝗱𝗮𝗱 𝗱𝗼𝗿𝗮𝗱𝗮 𝗱𝘂𝗲𝗿𝗺𝗲 𝗲𝗻 𝗲𝗹 𝗰𝗮𝗹𝗲𝗻𝗱𝗮𝗿𝗶𝗼,
𝗹𝗼𝘀 𝗱𝗶𝗼𝘀𝗲𝘀 𝘁𝗶𝗲𝗻𝗲𝗻 𝘀𝗲𝗱, 𝗻𝘂𝗻𝗰𝗮 𝘁𝗶𝗲𝗻𝗲𝗻 𝗯𝗮𝘀𝘁𝗮𝗻𝘁𝗲,
𝘆 𝗼𝘁𝗿𝗮 𝘃𝗲𝘇 𝗲𝘀 𝗹𝗮 𝗺𝘂𝗲𝗿𝘁𝗲, 𝘀𝗲𝘃𝗲𝗿𝗮 𝘆 𝗮𝗽𝗿𝗲𝗺𝗶𝗮𝗻𝘁𝗲…
𝗠𝗼𝗿𝗶𝗿 𝗽𝗼𝗿 𝗹𝗮𝘀 𝗶𝗱𝗲𝗮𝘀, 𝘀𝗶́, 𝗽𝗲𝗿𝗼 𝗱𝗲𝘀𝗽𝗮𝗰𝗶𝗼,
𝗽𝗲𝗿𝗼 𝗱𝗲𝘀𝗽𝗮𝗰𝗶𝗼.
Animo y suerte.
* Morir por las ideas - Georges Brassens - Mourir pour des idées
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.

viernes, 17 de septiembre de 2021

Camino a Itaca (VII)



Es domingo. El cuerpo pide algo de tranquilidad. (Si, si. Llevo unos días de retraso)
Trote cochinero por la ría. Detalles de pájaros de muchos tipos, tanto locales como migratorios. Algo de bruma.
A media mañana, apetece una cabezada al lado de la piscina de la casa del árbol.
Casi encefalograma plano.
A lo lejos, se oye la megafonía del circo. Hace calor, pero en la sombra corre una agradable brisa.
Habrá que comer. Una "mariscada super mega plus", que no hace honor a su nombre.
En la playa, crecen las casetas de tamaño reducido, hay cada vez más vallas de tela, alrededor, para protegerse de la fina arena blanca que llega en rachas.
Dan ganas de volver a la hamaca.
¡Corre, corre!
El atardecer llega con todo su esplendor. Doloroso, por lo efímero. Impresionante por sus colores, por su belleza.
La playa, desierta, a excepción de algún personaje de Sorolla que lanza su caña incansable. Solo ese rugido, amable, del oleaje, que poco a poco llega desde más cerca.
Vamos a cenar. Servilletas con ojal y cilantro, mucho cilantro.
Solo ha sido un descanso, el camino sigue.
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.

jueves, 16 de septiembre de 2021

Camino a Itaca (VI)



Amanecer maravilloso mirando a la ría. Camino hasta la zona del puerto de Costa Nova. A la vuelta, los caracoles hacen equilibrios en la punta de algunos arbustos.
Sigue la búsqueda de lugares atrayentes y que puedan ser el destino de este camino a Itaca. Tocha, con su costa cada vez más abarrotada de adosados y apartamentos, dejando arrinconados los maravillosos Palheiros.
Almejas blancas y sardinhas grelhadas, para tomar fuerzas. Arenales, océano, sol.
Los portuenses dicen que "mientras Lisboa se divierte, Coímbra estudia, Braga reza y Oporto trabaja.
Coímbra nos recibe con un día caluroso, casi de bochorno.
Subimos la gran escalinata hasta la plaza de la Universidad. Edificios imponentes, obras en todas las direcciones.
Iglesia de Santa Cruz, más obras en las calles empinadas. Con ese sabor decadente, los murales de colores animan a seguir paseando en modo escalada.
El cansancio, se nota.
Al atardecer, un pescado del día a la plancha. Un delicioso ceviche, la sopa del día y vino blanco muy frío.
La casa en el árbol, protege, ayuda. Mañana, tal vez sea necesario descansar más. Cada vez más claro. Cada vez mejor. El camino sigue.
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.

martes, 14 de septiembre de 2021

Camino a Itaca (V)



Erase una vez, un pez.
Nació en el océano, rodeado del amor de sus padres y de una multitud de otros pescados. Grandes, pequeños, de agiles aletas y doradas pieles.
Aprendió a esquivar anzuelos y redes. Era curioso, un tanto enamoradizo y rebelde, en su juventud. Con el tiempo, las escamas se curtieron y los movimientos de su cuerpo al nadar, eran más ágiles y fuertes.
A veces, competía con otros peces saltando olas.
-¡Vamos, que viene otra!
Un grupo de aguerridos pescados movían su aleta caudal y lanzaban su cuerpo hacia el cielo, intentando que la cresta de la ola, no los alcanzara.
Para nuestro pez, poco importaba la victoria, solo quería volver a saltar, una y otra vez, y poder ver sin agua salada de por medio, la lejanía, el horizonte.
Un día, ese horizonte, cambió.
Alguna vez los había visto en barcos pesqueros y recordaba las enseñanzas de sus padres, sobre ellos.
- No pueden vivir en el océano. Se limitan a chapotear cerca de la orilla y cuando intentan llegar más lejos, las fuerzas les fallan, se hunden y se ahogan.
Aquellos, llevaban poca ropa. Y la que llevaban era de llamativos colores. Paseaban, correteaban o chapoteaban. Algunos, bajo unos techos muy coloridos que, seguramente, les protegían del sol.
¿Cómo se verá el mar desde ahí?, se preguntó.
¿Y un atardecer? ¿Y la salida del sol?.
A partir de aquel momento, esas preguntas se repetían todos los días en la pleamar.
Con mucho cuidado, se acercaba a la orilla y aprovechando el oleaje, practicaba sus mejores saltos; no con la intención de esquivar la cresta de la ola, sino para que ella le empujara lo más adentro posible, hasta alcanzar el arenal, las dunas y desde ahí poder disfrutar de esa imagen anhelada.
A veces, llegaba unas decenas de metros tierra adentro. Pero no era suficiente. Envuelto en la ola de regreso o en las corrientes de resaca, debatiéndose por la falta de aire, volvía al océano, agotado, exhausto, pero con más ansia de un nuevo intento.
Habló con los saltarines del fango, con las anguilas, con los blenios intermareales que vivían en grietas húmedas entre la tierra y el mar. Quería conseguirlo, un amanecer, un atardecer. Ver el mar, el océano, desde el otro lado.
Pasó mucho tiempo y sea por casualidad o porque había llegado el momento, el pez saltó de nuevo. Con todas sus fuerzas, con más ímpetu que nunca, hizo una cabriola y vio reflejada su brillante piel sobre el agua. El sol descendía.
Rebotó en el suelo y boqueando, pudo, al fin, observar aquel espectáculo.
Su alma, si los peces tienen alma, se sentía bien, maravillada y porque no decirlo, feliz.
Ya solo quedaba esperar al amanecer.
El viaje, esta vez, no tuvo vuelta.

lunes, 13 de septiembre de 2021

Camino a Itaca (IV)



Una casa grande. En frente, otra casa. A la derecha, otra, y así hasta el infinito.
Grande, muy grande. Placas solares como para olvidar el coste de la luz. Sauna en el sótano. Una habitación, otra, otra, otra más. Baños para satisfacer todos los posibles TOC, sanitarios y de limpieza. Terrazas, muchas terrazas.
Lo mejor, la claraboya en el sótano y la playa a menos de un paseo. Pero, ya.
Mira, nos espera.
Lagos, zonas verdes para pasear o ir en bicicleta, la playa muy cerca. Lastima que la casa parece haber bajado de la colina de Psicosis.
Ubicación que pasa a la lista de "importantes" y "a considerar". Es un pueblo, que en invierno, seguro, también está vivo.
Hay varios lagos. El del hotel, es magnífico. El molino de agua, las arboledas. Si.
Unos cuantos kilómetros más allá una casa construida después de la segunda Gran Guerra. El propietario habla de una estructura magnífica. Lastima que las vigas y las grietas, reconocen su edad y la gritan con fuerza.
El jardín magnífico. Todo tipo de arboles frutales, flores y plantas sobreviviendo a la falta de cuidado y la decadencia.
Un chotillo, capitanea a un grupo de 4 o 5 más, como un cuerpo de élite vigilante.
Hace calor, no ha vuelto a llover.
Cena en el Club de vela, junto a la ría.
Deliciosa Açorda de bogavante y camarones. Un denso sofrito de pan, cebolla, tomate y algo de cilantro, con pescados. Échale imaginación y conseguirás maravillas.
Lenguas de bacalao en tempura. Vinos blancos. Con sabor frutal y herbáceo. El segundo, fuerte, duro, con mucha madera.
Una deconstrucción de Natas do Céu, que mejor hubieran estado en modo clásico.
Cansancio en la mirada, en las piernas, en la espalda.
Un paseo en la oscuridad, dejando que las luces y alguna gaviota, nos empujen a la casa del árbol.
El camino sigue.
Animo y suerte.
Pdta.: Las Natas du Céu, nada que ver con las natillas.
Lo dice Wikipedia.
Pues mal dicho.
Es distinto, es otra cosa. Las Natas do Céu, son eso. Una crema bajada del cielo, así, sin paliativos.
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.

domingo, 12 de septiembre de 2021

Camino a Itaca (III)



La noche fue lluviosa. Al amanecer, el cañaveral flanqueaba la senda. El suelo tapizado de pieles de caña, era mullido y fácil de andar.
El sol, a mi espalda, estiraba las sombras en dirección a las dunas.
Vegetación rastrera que se enganchaba en mis pies, intentado sujetarme, tal vez para unos minutos de conversación. La típica de caminantes solitarios.
- Buenos días.
- Buenos sean.
- ¿Dónde va?
- A la búsqueda del océano.
- Yo también, pero ya ve. Aquí, intentándolo día a día. Arrastrándome. Seguro que algún día.
- A la vuelta le cuento.
- Obrigado
- Bom día
Desde la cima del arenal el oleaje se escucha fuerte, pero con tono alegre, dando la bienvenida.
A lo lejos, como en un cuadro de Sorolla, se perfila un pescador, tal vez dos.
Aguzo la mirada y distingo como avanzan y retroceden, lanzando sus aparejos evitando el oleaje.
A izquierda y derecha se extiende la playa. Allá a lo lejos puede verse el Farol de Aveiro. Al otro lado, el horizonte es Vagueira.
En la arena, miles, cientos de miles o millones de pequeños orificios, como si con un palillo alguien se hubiera entretenido, crean la red por la que la arena respira. Al dar pasos, tantos insectos como orificios, forman una nube, saltan, y enloquecen a mi paso.
Mis pisadas son las únicas sobre la arena. Poco a poco, veo otras. En la misma dirección o en otra. Alguna huella de animal. Marcas de palos verticales que sirven para no perderse en los arenales y buscar salida hacia las lagunas. Incluso algún monumento a la estupidez humana, erigido por marinos indignados. Botellas, guantes y otros artilugios conforma un punto de encuentro y de vergüenza.
Llego hasta el rompeolas. Los primeros bañistas asumen el riesgo de moverse dentro del océano. Un poco más allá las gaviotas junto a otras pequeñas aves han hecho su campamento.
Subo a las dunas y busco con la mirada los pinos, los cañaverales y los eucaliptos. El calor empieza a apretar. Si encuentro la vegetación del amanecer, le hablaré del océano, de su belleza, de su bravura. Hay más camino.
Animo y suerte.
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.

sábado, 11 de septiembre de 2021

Camino a Itaca (II)

 


En el cielo nubes amenazadoras, que a fuerza de verlas se añoran si en un momento desaparecen.
Grandes extensiones verdes tapizan el camino hasta llegar a los canales, las salinas, las góndolas. Las primeras palabras silbantes, donde los acentos importan y las parejas de consonantes se pronuncian
Hay que reponer fuerzas, después, seguir el camino hasta la casa entre los arboles que dará cobijo.
Arroz, rape y camarones como para una familia numerosa. Natas do céu, como droga final. Abrir los ojos, seguir.
Marcos de ventanas, fachadas y tejados con vivos colores. Verdes, rosas, azules.
Casas construidas de espaldas al océano y de cara a los canales y la ría.
Ya noto el olor a sal, y a lo lejos, las dunas parecen dar la bienvenida.
Ser gaviota y sobrevolar las islas e islotes que viven en la laguna, observando los caminos que buscan el océano.
Franjas verticales de color, te llevan a un efímero cuento de pescadores en la antigüedad. Almacenes para los utensilios de pesca, ahora cobijan miradas y turistas.
A un lado la ría, al otro, tras las dunas, el océano.
La lluvia comienza en la Playa de los Vagos, olas rugientes que juegan con pequeñas gotas que en un minuto se convierten en cortina.
El imprescindible bacalao y el espeto de tamboril y cerdo, deliciosos aun con la ropa algo húmeda.
En la mesa de al lado, ya no comen. Solo vacían, una tras otra, copas de licor.
Pido la mía. El eucalipto y el romero, están ahí, me acompañarán hasta llegar a la casa del árbol.
Mañana, lo primero, el amanecer. Seguro que es espectacular.
Animo y suerte
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.

jueves, 9 de septiembre de 2021

Camino a Itaca (I)



Quieras o no, los Ciclopes, Poseidón o los Legistrones acechan. Intento que mis demonios me empujen y no sean una pesada carga. Vértigo por esa hondonada, por ese repecho, por el descubrimiento en el próximo recodo.
No regreso, no vuelvo a casa. Avanzo a la aventura, busco experiencias.
Espero que el camino sea largo, todo lo largo que mis fuerzas y la vida me permitan.
Maravillosas mercancías, perfumes, ciudades que nunca he visitado, puertos y aldeas. Personas y costumbres.
Llenarte de conocimientos, de experiencias.
Tal vez, el camino, cambie bruscamente de dirección y me hará estar dispuesto a un nuevo plan, a un nuevo destino.
Pasaran los días, tal vez meses o años. Otro calzado, la ropas ligeras del verano serán abrigos y bufandas para el invierno. Más arrugas, quedará menos pelo. La piel se curtirá por sol y viento. Todo será cambiante.
Hoy, más que nunca, soy consciente del camino recorrido.
Hoy, más que nunca, quiero seguir andando, tropezando y levantándome de nuevo.
No hay prisa en llegar al destino, solo hambre de camino.
Odiseo, Penélope y Telémaco me esperan.
Animo y suerte.
*Imagen: Constantino Cavafis
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.

domingo, 5 de septiembre de 2021

Lazareto



 𝐥𝐚𝐳𝐚𝐫𝐞𝐭𝐨

𝐃𝐞𝐥 𝐢𝐭. 𝐥𝐚𝐳𝐳𝐚𝐫𝐞𝐭𝐭𝐨.
𝟏. 𝐦. 𝐄𝐬𝐭𝐚𝐛𝐥𝐞𝐜𝐢𝐦𝐢𝐞𝐧𝐭𝐨 𝐬𝐚𝐧𝐢𝐭𝐚𝐫𝐢𝐨 𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐚𝐢𝐬𝐥𝐚𝐫 𝐚 𝐥𝐨𝐬 𝐢𝐧𝐟𝐞𝐜𝐭𝐚𝐝𝐨𝐬 𝐨 𝐬𝐨𝐬𝐩𝐞𝐜𝐡𝐨𝐬𝐨𝐬 𝐝𝐞 𝐞𝐧𝐟𝐞𝐫𝐦𝐞𝐝𝐚𝐝𝐞𝐬 𝐜𝐨𝐧𝐭𝐚𝐠𝐢𝐨𝐬𝐚𝐬.
𝟐. 𝐦. 𝐇𝐨𝐬𝐩𝐢𝐭𝐚𝐥 𝐝𝐞 𝐥𝐞𝐩𝐫𝐨𝐬𝐨𝐬.
𝐽𝑢𝑛𝑡𝑜𝑠, 𝑖𝑔𝑢𝑎𝑙𝑒𝑠, 𝑢𝑛𝑖𝑑𝑜𝑠. 𝑆𝑒𝑝𝑎𝑟𝑎𝑑𝑜𝑠 𝑑𝑒 𝑎𝑞𝑢𝑒𝑙𝑙𝑜𝑠 𝑞𝑢𝑒 𝑛𝑜 𝑒𝑛𝑡𝑖𝑒𝑛𝑑𝑒𝑛 𝑙𝑜 𝑞𝑢𝑒 𝑎𝑟𝑑𝑒 𝑑𝑒𝑛𝑡𝑟𝑜. 𝐸𝑛 𝑢𝑛 𝑠𝑖𝑙𝑒𝑛𝑐𝑖𝑜 𝑑𝑒 𝑝𝑎𝑙𝑎𝑏𝑟𝑎𝑠, 𝑞𝑢𝑒 𝑟𝑒𝑐𝑜𝑛𝑓𝑜𝑟𝑡𝑎.
𝐸𝑠𝑡𝑎 𝑡𝑜𝑑𝑜 𝑑𝑖𝑐𝘩𝑜.
𝐿𝑎𝑠 𝑙𝑙𝑎𝑚𝑎𝑠, 𝑠𝑒 𝑎𝑣𝑖𝑣𝑎𝑛, 𝑙𝑙𝑒𝑔𝑎𝑛 𝑎𝑙 𝑝𝑒𝑐𝘩𝑜, 𝑎𝑙 𝑐𝑢𝑒𝑙𝑙𝑜, 𝑎 𝑙𝑜𝑠 𝘩𝑜𝑚𝑏𝑟𝑜𝑠 𝑦 𝑎 𝑙𝑜𝑠 𝑝𝑖𝑒𝑠.
𝑃𝑢𝑒𝑑𝑜 𝑐𝑜𝑛𝑡𝑎𝑔𝑖𝑎𝑟𝑡𝑒. 𝑉𝑒𝑛.

jueves, 2 de septiembre de 2021

Finales, inicios

 


Marcar finales, para pintar inicios.
No es sencillo, y no solo por las cargas emocionales que puedan existir.
Al afeitarme esta mañana y mirarme al espejo, sigo descubriéndome. Me siento afortunado por cada arruga, por cada línea que la rabia y la alegría han marcado en mi piel.
No duelen demasiado los huesos.
Conforme la maquinilla marca surcos sobre el jabón, hago un rápido repaso. Momentos de éxito, de sueños, de caídas, de lágrimas. Días maravillosos, y otros que se echaron a perder, por mi forma de afrontarlos o porque alguien rompió el suelo de cristal sobre el que se construyeron.
Sigo ahí. Me reconozco. Mis ojos me saludan con sus patas de gallo. Los entorno y noto mi ansiedad, mis ganas, ese ¡vamos! que me empuja. Siguen brillando.
Quedan muy lejos aquellos días de mirar fuera.
El agua de la ducha golpea mi espalda. Intento notar como se desliza hasta mis pantorrillas. Levanto la cabeza y busco que esas pequeñas gotas me den en la cara.
El cielo cambia del gris al amarillo, llovizna, vuelve al gris y los tonos azules aparecen entre los nubarrones.
Hay un café en la encimera del lavabo. Me gusta solo, da igual que esté caliente o frío.
Trato de colocar mi pelo de una forma respetable.
Comienza otro día de mirar dentro, de pensar en el nuevo camino, de construir.
Da igual el tiempo que quede, es el que tengo y no lo pienso desaprovechar.
Un maravilloso día de lluvia.
Un nuevo maravilloso día.
Animo y suerte.
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.

miércoles, 1 de septiembre de 2021

Realidad


Ha llovido (¡notición!) y hay riesgo de mucha más agua. Vale, bueno. Miro por el ventanal y lo veo.
Me viene a la cabeza lo de:
Que llueva, que llueva, la Virgen de la cueva
Solo leo los titulares, aunque hay un par de ellos que me han llamado la atención:
“𝗗𝗼𝗻 𝗤𝘂𝗶𝗷𝗼𝘁𝗲 𝗻𝗼 𝗵𝘂𝗶́𝗮 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗿𝗲𝗮𝗹𝗶𝗱𝗮𝗱, 𝗵𝘂𝗶́𝗮 𝗱𝗲 𝗘𝘀𝗽𝗮𝗻̃𝗮”
Y el otro:
“𝗘𝗻 𝗰𝗶𝗲𝗿𝘁𝗼 𝗺𝗼𝗱𝗼, 𝘁𝗼𝗱𝗮 𝗻𝘂𝗲𝘀𝘁𝗿𝗮 𝗺𝗲𝗺𝗼𝗿𝗶𝗮 𝗲𝘀 𝗳𝗮𝗹𝘀𝗮”
La primera, la dice un escritor nacido en mi tierra (Manuel Vilas). Leo el artículo. Casi comparto al 100% su forma de ver esta sociedad y también comparto sus predicciones sobre la posible duración de los países. No más allá de 300 o 400 años. El, también huye. Como tu, como yo. Incluso yo, cada día, perfecciono esa huida.
La segunda, muy interesante también, la dice una psiquiatra (Veronica O’Keane), convencida de que la memoria y los recuerdos no son estáticos. No es un almacén donde "guardamos" recuerdos, sino que "creamos" ese recuerdo en el momento.
Y ,ahora, uno esos dos titulares.
Tal vez nuestra necesidad de huir se basa en unos recuerdos y unas vivencias, no reales, o no exactamente como ocurrieron. Ese almacén, nuestro almacén, puede estar lleno de falsos recuerdos, que queriendo o sin querer nos construyen a nosotros mismos.
Don quijote huía de si mismo tal vez, dándose cuenta de que su memoria era falsa y todo el, por consiguiente, también. Que dolor. Dulcinea solo fue un falso recuerdo.
¿Y tu? ¿Y yo? ¿Cuánto tenemos de realidad?
Animo y suerte.
Pdta.: Me he comprado los dos, para huir.
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.

martes, 31 de agosto de 2021

Polvo cósmico



Hoy, el amanecer, ha sido espléndido. Sutil, lento hasta la exasperación en su inicio, pero rápido y fugaz en el estallido por encima del horizonte.
Escucho una canción que me recomendaron. Habla de decir adiós, de burlar la muerte y el tiempo. Mientras el sol empuja su brillo entre tonos rojizos, pienso en ese polvo cósmico con viento a favor.
Polvo eres y en polvo te convertirás.
No existen las horas, ni las estaciones, las cicatrices se borran y el viento nos lleva.
Ahí sigue, saliendo cada día. Rompiendo el horizonte y cegándonos con su luz.
Ese día, tampoco existirá, o no importará que exista.
Y nosotros, aquí, peleando con el destino en una batalla que solo el ganará.
Seguimos aferrados a la lucha, como si eso fuera lo único que nos da energía para no reconocer que somos polvo. Polvo mecido por las circunstancias, por "los otros", sin ser dueños de nada, perdiendo significado la palabra "eternidad".
Igual que una tormenta o un huracán devasta una ciudad, igual que la perdida de un ser querido, el engaño, la traición, el odio, la rabia, la venganza, nos anulan y nos hacen desaparecer. Igual que se mueven las hojas de los árboles, sin poderse controlar.
Dejarse llevar como ese polvo cósmico, al que no le importa nada, ni tan siquiera el precio de la luz. Solo busca mecerse, nada más.
𝗤𝘂𝗲 𝘀𝗲 𝗾𝘂𝗲𝗺𝗲 𝗲𝗻 𝘁𝘂𝘀 𝗰𝗼𝘀𝘁𝗮𝗱𝗼𝘀 𝗹𝗼 𝗶𝗻𝘂́𝘁𝗶𝗹
𝗘𝗹 𝗱𝗲𝘀𝗮𝗺𝗽𝗮𝗿𝗼 𝗱𝗲 𝘁𝘂 𝗿𝗲𝗹𝗼𝗷
𝗖𝘂𝗮𝗻𝗱𝗼 𝗱𝗲𝗷𝗲𝗻 𝗱𝗲 𝗲𝘅𝗶𝘀𝘁𝗶𝗿 𝗹𝗮𝘀 𝗵𝗼𝗿𝗮𝘀
𝗧𝘂́ 𝘆 𝘆𝗼 𝗿𝗼𝗺𝗽𝗶𝗲𝗻𝗱𝗼 𝗹𝗮𝘀 𝗯𝗮𝗿𝗿𝗲𝗿𝗮𝘀
𝗖𝗼𝗻𝘃𝗲𝗿𝘁𝗶𝗱𝗼𝘀 𝗲𝗻 𝗰𝗲𝗻𝗶𝘇𝗮, 𝗿𝗲𝗰𝗼𝗿𝗿𝗶𝗲𝗻𝗱𝗼 𝗲𝗹 𝘁𝗶𝗲𝗺𝗽𝗼
𝗘𝗻 𝗯𝘂𝘀𝗰𝗮 𝗱𝗲 𝘂𝗻 𝘀𝗶𝘁𝗶𝗼 𝗱𝗲𝗹 𝗾𝘂𝗲 𝗻𝗼 𝘃𝗼𝗹𝘃𝗲𝗿 𝗷𝗮𝗺𝗮́𝘀
Vamos a volar.
Animo y suerte.
*Fragmento de 𝐏𝐨𝐥𝐯𝐨 𝐜𝐨́𝐬𝐦𝐢𝐜𝐨 - Coque Malla
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.

lunes, 30 de agosto de 2021

Itaca, otra vez

 


Aun quedan un par de días de agosto, pero me da igual.
Desde que la memoria me alcanza, septiembre ha sido un mes mágico; y no solo por ser el punto de fin y comienzo de mis vueltas al sol, sino que también marca un decaimiento, un bajar hasta el fondo, para volver a resurgir.
No negaré que han existido momentos en los que me ha erizado la piel. Se que siempre trae sorpresas, cambios, saltos al vacío. Situaciones que me marcaran a partir de él.
Puede ser un cambio de trabajo, de residencia, una decisión importante, o el inicio de un proyecto. Seguramente, cualquiera de esas situaciones, llevaran meses en mi cabeza, pero es en septiembre cuando salen a la luz y hacen que los pasos vayan dándose.
Igual que con el inicio de año hay personas que quieren dejar de fumar, o volver al gimnasio y establecen sus "buenos" propósitos, para mi, septiembre, es el ¡vamos allá!.
Hace años, seguro que lo recordaréis, se hablaba de los biorritmos.
Empieza la caída, para ser consciente del ascenso. El camino se abre de nuevo.
𝑻𝒆𝒏 𝒔𝒊𝒆𝒎𝒑𝒓𝒆 𝒂 𝑰𝒕𝒂𝒄𝒂 𝒆𝒏 𝒕𝒖 𝒎𝒆𝒏𝒕𝒆.
𝑳𝒍𝒆𝒈𝒂𝒓 𝒂𝒍𝒍𝒊́ 𝒆𝒔 𝒕𝒖 𝒅𝒆𝒔𝒕𝒊𝒏𝒐.
𝑴𝒂𝒔 𝒏𝒐 𝒂𝒑𝒓𝒆𝒔𝒖𝒓𝒆𝒔 𝒏𝒖𝒏𝒄𝒂 𝒆𝒍 𝒗𝒊𝒂𝒋𝒆.
𝑴𝒆𝒋𝒐𝒓 𝒒𝒖𝒆 𝒅𝒖𝒓𝒆 𝒎𝒖𝒄𝒉𝒐𝒔 𝒂𝒏̃𝒐𝒔
𝒚 𝒂𝒕𝒓𝒂𝒄𝒂𝒓, 𝒗𝒊𝒆𝒋𝒐 𝒚𝒂, 𝒆𝒏 𝒍𝒂 𝒊𝒔𝒍𝒂,
𝒆𝒏𝒓𝒊𝒒𝒖𝒆𝒄𝒊𝒅𝒐 𝒅𝒆 𝒄𝒖𝒂𝒏𝒕𝒐 𝒈𝒂𝒏𝒂𝒔𝒕𝒆 𝒆𝒏 𝒆𝒍 𝒄𝒂𝒎𝒊𝒏𝒐
𝒔𝒊𝒏 𝒂𝒈𝒖𝒂𝒏𝒕𝒂𝒓 𝒂 𝒒𝒖𝒆 𝑰𝒕𝒂𝒄𝒂 𝒕𝒆 𝒆𝒏𝒓𝒊𝒒𝒖𝒆𝒛𝒄𝒂.
El amanecer me lo ha dicho al oído.
¡Vamos! ¡Itaca nos espera!.
Animo y suerte.
*Fragmento de 𝐈𝐭𝐚𝐜𝐚, 𝐩𝐨𝐞𝐦𝐚 𝐝𝐞 𝐂𝐨𝐧𝐬𝐭𝐚𝐧𝐭𝐢𝐧𝐨 𝐂𝐚𝐯𝐚𝐟𝐢𝐬
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.

viernes, 27 de agosto de 2021

Perdonar y olvidar



Hoy, no hay antojo.
Joe (ese señor") quería irse de Afganistán el 31, pero después de los dos atentados de ayer, igual se alarga un poco la cosa.
La frase es para nota:
"A aquellos que han realizado este ataque y a todos los que desean dañar Estados Unidos: no perdonamos, no olvidamos, os daremos caza y os haremos pagar"
Más de 70 muertos y más de un centenar de heridos.
ISIS-K. Otro virus, como el #putovirus, con variantes.
Lamentablemente, no hay vacuna.
He salido a la terraza, era casi la hora. Hoy en Madrid amanecía a las 7:37.
Allá, al fondo, la bola brillante se pelea entre las nubes.
Ha vencido, ahí esta. Un combate corto, rápido. Solo unos segundos. Sin victimas.
"No vamos a perdonar ni olvidar".
Animo y suerte.
¿𝐓𝐮 𝐥𝐞𝐞𝐬?
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 (Ya disponible 2ª edición)
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝗺𝗮́𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (14,25 €)
𝗣𝗮𝗰𝗸
𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀 𝘆 𝟮𝟬𝟬𝟬 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗰𝗲𝘁𝗮𝗺𝗼𝗹𝗲𝘀 + 𝟭𝟬𝟬 𝗰𝗮𝗳𝗲́𝘀+ 𝗰𝗼𝗻 𝘂𝗻 𝗽𝘂𝘁𝗼 𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀
𝙑𝙀𝙉𝙏𝘼 - 𝟱% 𝗱𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗼 (25 €)
Puedes contactar conmigo y realizar la compra por BIZUM o transferencia o en la web.